XIV Pleno General de Vida Ascendente

Ante la preocupación generalizada del envejecimiento del movimiento unido a la falta de compromiso para asumir responsabilidades en las distintas funciones del mismo y el funcionamiento rutinario, tanto en las Comisiones como en los grupos, la Comisión Permanente consideró conveniente hacer una valoración y reflexión profunda sobre cuál es la situación actual en las respectivas diócesis y proponer acciones para buscar caminos de renovación, rejuvenecimiento y compromiso.

Tres apartados han sido considerados: Principios básicos, Aspectos internos y Aspectos externos, en los que se relacionan una serie de conceptos a los que prestar especial atención. De ellos destacamos algunos que entendemos más significativos para la misión de todos nosotros como miembros de Vida Ascendente. Cada uno debe poner su “granito de arena” según sus posibilidades pero con generosidad.

1.-Principios básicos.-  Corresponden a aquellos conceptos que deben ser de especial atención.

  • Mantenerse fieles y ser coherentes  con el  espíritu y carismas de Vida Ascendente.
  • Profundizar en lo que es Vida Ascendente: sus objetivos, su misión, su estructura,  su organización, su  metodología….
  • Cambiar  la imagen que damos  y se tiene de Vida Ascendente,  adaptándose  a los nuevos  “ signos de los tiempos”, en los que los mayores tienen una misión que cumplir según el espíritu que el papa Francisco señala en la Evangelii Gaudium ,
  • Evitar personalismos, concienciándonos de que el Movimiento es de todos, en el que nadie es imprescindible, pero todos somos necesarios y cada uno (responsables, animadores, miembros) según sus cualidades, posibilidades y talentos, debe colaborar en una actitud de servicio.
  • Querer al Movimiento. Poner ilusión, alegría, entusiasmo, compromiso y responsabilidad, no justificándose con “esto no va conmigo”, “ yo no puedo hacer nada”.

2.- Aspectos internos.- Se relacionan con aquellos conceptos      funcionales del Movimiento dentro de su organización.

  • Potenciar la formación integral: religiosa, humana y social, prestando más atención al conocimiento vivencial  que conceptual y teórico.
  • Crear espacios de encuentro: atractivos, dinámicos, abiertos y participativos.
  • Promover la renovación y formación de responsables y animadores, sin herir susceptibilidades.
  • El movimiento no es presidencialista por lo  que deben estructurarse nuestras Comisiones  fijando y delegando responsabilidades en una  disposición de compromiso y servicio de todos.
  • Hacer una planificación seria, bien preparada, interesante, variada y comprometida.
  • Prestar especial atención en las relaciones fraternas en los grupos y entre grupos, y fomentar la preparación de las reuniones de los grupos y de las comisiones con la participación de todos, evitando rutinas  y conformismos.
  • Establecer una estrecha relación Presidente- Comisión Diocesana- Consiliario, cada uno según la misión que le corresponde.

3,- Aspectos externos, – Se trata de aquellas actividades que deben preocuparnos: potenciarlo, darlo a conocer, en una acción evangelizadora y de servicio.

  • Trabajar individual y colectivamente en la captación de nuevos miembros, con el trato directo y la palabra, pero especialmente con el testimonio, la auténtica alegría, el compromiso  y la disponibilidad de servicio.
  • Visitar e informar de lo que es Vida Ascendente solicitando  la colaboración de los  párrocos, haciéndoles ver  el bien que pueden hacer  a los mayores y a su propia parroquia.
  • Fomentar el compromiso evangelizador y de servicio en el Movimiento, en la Iglesia y en el mundo.
  • Difundir Vida Ascendente en nuestras familias, relaciones sociales, parroquias, centros de mayores, movimientos…. y en los medios de comunicación tanto de iglesia como sociales, utilizando también  los nuevos medios: audiovisuales, móviles, Internet…..
  • Vida Ascendente tiene en los pueblos, donde la gran mayoría de  habitantes son mayores, una importante misión que cumplir de acompañamiento, animación y ayuda y promoción del Movimiento.
  • Trabajar en conseguir una Pastoral de los Mayores general y particular en las diócesis.
  • Tener una especial relación con los Obispos, Delegados de Apostolado Seglar, Movimientos y Asociaciones y participación en los Consejos Pastorales parroquiales y diocesanos.

 

Madrid  junio 2014

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad