MOVIMIENTO DE LOS FOCOLARES: "Declaración de Ottmaring"

Con ella, el Movimiento de los Focolares se compromete a concretar el espíritu ecuménico de Lund, que comenzó con la conmemoración de los quinientos años de la Reforma en esta ciudad.
CG_Augsburg_D_OttmaringEl 21 de febrero se hacía pública la Declaración de Ottmaring, en el contexto del retiro anual que el Consejo General del Movimiento de los Focolares lleva a cabo en el Centro Ecuménico Nueva Ley, sito en Ottmaring (Alemania).
Dicha declaración recoge un nuevo compromiso ecuménico de los Focolares. Lo explica Maria Voce en la siguiente entrevista:
¿Por qué la exigencia de una Declaración así?
Es una exigencia que nace desde dentro, porque el hecho de encontrarnos aquí en Ottmaring, donde existe un testimonio ecuménico evidente –el de dos comunidades que conviven en forma estable, una nacida en la  Iglesia católica y la otra en el ámbito evangélico, ambas con miembros de varias Iglesias-, nos impulsa también a un compromiso concreto del Movimiento que ha de llegar a todo el mundo, que no debe quedarse aquí detenido. Esta Declaración quiere despertar en todos la conciencia de que el ecumenismo es realmente una de nuestras finalidades y que es necesario trabajar por esto.
¿A quién va dirigida la Declaración?
Es un compromiso asumido en nombre del Movimiento y por lo tanto está dirigido en primera instancia a éste, para volver a darle la conciencia del valor del ecumenismo, es decir: del valor de dar testimonio juntos de lo que ya nos une para acelerar el camino y superar los obstáculos. En el Movimiento todos estamos llamados a vivir esto y ahora lo asumimos con una mayor responsabilidad. No puede haber una persona de los Focolares que, desde el momento en que conozca esta Declaración, piense, en conciencia, que el compromiso con el ecumenismo se refiera solo a esos países donde hay cristianos de varias Iglesias y no se refiere a su nación, que no lo involucra personalmente, porque está bien en su Iglesia y no le interesan estos problemas.
A partir de mañana, ¿qué debería cambiar en el Movimiento?
Creo que es necesaria una conversión del corazón, es decir empezar a pensar ecuménicamente. Empezar a pensar que cualquier hermano que encuentro, ya sea de mi Iglesia que de otra Iglesia, pertenece al Cuerpo de Cristo, al cuerpo por el cual Cristo dio la vida. Es por lo tanto mi hermano de sangre, por lo tanto lo que le interesa a él me interesa a mí, lo que lo hace sufrir me hace sufrir a mí. Quizás se tratará solamente de rezar por este fin, donde no se puede hacer otra cosa. Pero solo rezar no basta. Es necesario interesarse por todos los hermanos cristianos. Con todas las posibilidades de contacto que existen hoy, será cada vez más fácil encontrarse y hablar, acoger personas que no son de nuestra Iglesia. Y no podemos acogernos de otra forma sino como a hermanos pertenecientes al cuerpo de Cristo. Sólo si nos acogemos así, tendremos la posibilidad de acoger a quienes no pertenecen al cuerpo de Cristo en sentido estricto, porque no han recibido el bautismo que une a los cristianos.
¿Un compromiso del corazón que conlleva un testimonio público?
Hoy ya no tiene sentido que los cristianos se presenten fragmentados. Ya inciden poco, e incidirán cada vez menos si no están unidos dando testimonio del único Evangelio, del mandamiento del amor recíproco. Y si nosotros cristianos no sabemos dar este testimonio, el mundo no podrá encontrar a Dios, porque no podrá encontrar ese Jesús que está presente donde hay cristianos unidos en el amor recíproco. Si lo encuentran, nacerá en ellos la fe, cambiará su actitud, la forma de comportarse, cambiará la forma de buscar la paz y las soluciones a favor de la justicia, el compromiso solidario entre los pueblos.
StefanKiefer_D_Ottmaring¿Cuál es el punto central de la Declaración de Ottmaring?
La Declaración gira en torno al encuentro de Lund, Suecia, que tuvo lugar el 31 de octubre pasado, porque fue un evento extraordinario, del cual –quizás- no se ha tomado suficiente conciencia. Como Movimiento, notamos la necesidad de mantener el espíritu del Lund, sintetizado en la Declaración Conjunta que pide que crezcamos en la confianza recíproca y en el testimonio común del mensaje del Evangelio para testimoniar a los hombres el amor de Dios. Éste es el compromiso absoluto que asumimos. En Lund asistimos a un gesto importante realizado por los responsables de la Iglesia católica y de la Federación luterana mundial, y por lo tanto de máximo nivel. Pero si queda sólo en el más alto nivel y no baja a lo concreto de la vida de las comunidades, queda sólo como un bonito recuerdo histórico, pero no podrá incidir en la realidad de hoy.
¿Por lo tanto el Movimiento se compromete a recoger la herencia de Lund y a difundir su espíritu?
Ciertamente. Y después queremos que nuestra Declaración llegue también a los responsables de las Iglesias, para darles un motivo de esperanza más, haciendo saber que en el mundo hay personas que quieren vivir de este modo. El ecumenismo es una necesidad de los tiempos. No podemos preguntarnos si va adelante o no. Tiene que ir adelante. Porque responde a la necesidad de Dios que tienen las personas, aunque no lo sepan. Una respuesta eficaz es estar unidos, por lo menos entre cristianos. De lo contrario es una grave omisión.
Usted se puso enseguida en acción, entregando la Declaración al alcalde de Augsburg y a la responsable de la iglesia luterana de la ciudad.
Empezamos por lo local. Lund fue de altísimo nivel, con los responsables mayores. Nosotros podemos hacer bajar el espíritu de la Declaración de Ottmaring a la dimensión local, de hoy, de lo que se puede hacer enseguida.
Texto de la Declaración de Ottmaring (en italiano)
Leer más: http://www.focolare.org/espana/es/news/2017/02/23/declaracion-de-ottmaring/
Marcar como favorito enlace permanente.

Comentarios cerrados.