JUSTICIA Y PAZ: Comunicado III Seminario Ecología Integral

La Iglesia española constata la necesidad de trabajar más por el cumplimiento de Laudato Si’

La Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Española, junto con otras instituciones de la acción social de la Iglesia: Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES y las Asociaciones Movimiento Scout Católico y Movimiento Católico Mundial por el Clima han celebrado, durante los días 5, 6 y 7 de julio de 2019, el III Seminario de Ecología Integral. El objetivo ha sido dar respuesta a la pregunta que daba título al Seminario: Laudato Si´ ¿Empezamos por casa?

Seguir leyendo

MANOS UNIDAS: Comunicado

Como ya conocerás desde el pasado viernes asistimos a la publicación de diferentes casos de abusos ocurridos durante una misión humanitaria en Haití en el año 2011 por parte de unos cooperantes de la ONG británica Oxfam. Este escándalo, se ha ido ampliando durante los últimos días y han ido apareciendo casos similares que afectan a otras organizaciones.

Ante esta situación, Manos Unidas quiere comunicar a todos nuestros socios, colaboradores y amigos, que condenamos y rechazamos rotundamente estos sucesos y nos avergonzamos de que en nuestro sector existan sujetos que se aprovechen de la situación de vulnerabilidad de las personas y comunidades con las que trabajamos. Expresamos nuestra más profunda preocupación por la imagen que se está transmitiendo a la opinión pública sobre la abnegada e intachable labor que realizan cientos de organizaciones que se dedican a la cooperación y al desarrollo.

Manos Unidas es una organización que no cuenta con equipos de trabajadores desplazados en los países de intervención, nuestro trabajo se realiza a través de nuestros socios locales, en su mayoría misioneros y congregaciones religiosas de la Iglesia Católica que son de absoluta confianza.

Los proyectos ejecutados por Manos Unidas están sometidos a diferentes protocolos de seguimiento, control y auditorías internas y externas para asegurar una total transparencia durante todas las fases de su desarrollo y que se encuentran al alcance de todo aquel que lo desee en nuestra página web.

Con este comunicado, Manos Unidas quiere no solo condenar estos sucesos, sino también agradecer a todos sus socios la confianza depositada en nosotros desde hace casi 60 años, así como reconocer la labor de voluntarios y trabajadores que forman esta institución por su trabajo serio, responsable, exigente y generoso que nos ha convertido en una de las organizaciones más valorada por su seriedad y eficacia entre la sociedad española.

MANOS UNIDAS: IV Concierto de Otoño

Cartel del concierto

El próximo viernes 20 de octubre a las 20:00 h. en la Iglesia de San Jerónimo el Real (C/ Moreto, 4) tendrá lugar el IV Concierto de Otoño organizado por la Delegación de Manos Unidas en Madrid.
El Coro Polifónico San Jerónimo el Real (dirigido por Vicente Sempere) y el grupo de cámara Cuadrivium, interpretarán “El Mesías” de G.F. Händel.
La entrada será libre hasta completar aforo; los donativos recogidos irán destinados al proyecto “Desarrollo agrícola en comunidades rurales de República Dominicana”.

MANOS UNIDAS: “El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida”

 
Manos Unidas lanza su nueva Campaña anual con el lema “EL MUNDO NO NECESITA MÁS COMIDA. NECESITA MÁS GENTE COMPROMETIDA” (#ComprométeteconManosUnidas) y, para ello, celebrará numerosos eventos en toda España desde el próximo 31 de enero y hasta el domingo 12 de febrero, día en el que se celebrará la Jornada Nacional de Manos Unidas.
Ruth Chaparro Gómez, subdirectora de FUCAI (Fundación Caminos de Identidad) de Colombia y Eugenio López García, misionero Paúl y director de la Escuela de Agricultura de Nacuxa de Mozambique, son los invitados especiales para el lanzamiento nacional de la Campaña. Otros 27 misioneros y expertos en desarrollo y lucha contra la pobreza, recorrerán estos días 51 ciudades españolas para compartir su experiencia de lucha contra el hambre a través de proyectos de desarrollo en algunos de los países más pobres del planeta
Durante todo el año 2017, Manos Unidas hará hincapié en tres cuestiones esenciales y urgentes para acabar con la pobreza y el hambre en el mundo como son el desperdicio de alimentos, la lucha contra la especulación alimentaria y el compromiso con una agricultura respetuosa con el medio ambiente que asegure el consumo local.
CONTINÚA EL TRIENIO DE LUCHA CONTRA EL HAMBRE
Esta Campaña se enmarca dentro del Trienio de Lucha contra el Hambre (2016-2018) en el que Manos Unidas está trabajando para dar respuesta a las causas y problemas que provocan el hambre en el mundo. Para Manos Unidas, solucionar esta lacra pasa por acompañar a los más pobres, reforzar el derecho a la alimentación de los pequeños productores, contribuir al cambio hacia unos sistemas alimentarios más justos y educar para una vida solidaria y sostenible.
 

UNA SEMANA ESPECIAL CON VARIAS CITAS IMPORTANTES

  • MIÉRCOLES 8 DE FEBRERO a las 11 h.: RUEDA DE PRENSA de presentación NACIONAL DE LA CAMPAÑA DE MANOS UNIDAS: Ruth Chaparro Gómez, subdirectora de FUCAI (Fundación Caminos de Identidad) de Colombia y Eugenio López García, misionero Paúl y director de la Escuela de Agricultura de Nacuxa de Mozambique, compartirán con los periodistas su trabajo en lucha contra el hambre. Ambos estarán compañados por Clara Pardo, Presidenta de Manos Unidas. La Rueda de Prensa tendrá lugar en los Servicios Centrales de Manos Unidas (Barquillo 38, 3ª, Madrid).
  • JUEVES 9 DE FEBRERO a las 19 h.: en el Auditorio de la Mutua Madrileña (Pº de la Castellana 33, Madrid) tendrá lugar el Acto Institucional de Lanzamiento de la Campaña, en el que los dos invitados contarán sus experiencias a los socios, donantes, voluntarios y colaboradores de la Organización y a todas aquellas personas que quieran asistir. El Acto estará presentado por la periodista de Telecinco, Laura Madrueño y el cierre del acto correrá a cargo de Didi Rodan, Arte con arena.
  • VIERNES 10 DE FEBRERO: como gesto de apoyo a los casi 800 millones de personas que sufren, cada día, el hambre en el mundo, Manos Unidas celebra el Día del Ayuno Voluntario con eventos en toda España y propone donar el importe de nuestra comida de ese día a los proyectos de desarrollo que realiza la ONG en 60 países.
  • DOMINGO 12 DE FEBRERO: en las parroquias de toda España se celebrará la Jornada Nacional de Manos Unidas con una colecta única especial en la que se invitará a todos los asistentes a aportar su colaboración a la Organización.

Invitación al Acto de Lanzamiento de Campaña

Leer más: http://www.manosunidas.org/noticia/el-mundo-no-necesita-mas-comida-necesita-mas-gente-comprometida

JUSTICIA Y PAZ y MANOS UNIDAS: Diálogos de enlázate por la Justicia

Descripción: Diálogos de Enlázate por la justicia

¿CUÁNDO?

Jueves 24 de noviembre de 2016 de 18:30 a 20:30 horas.

¿QUIÉNES INTERVIENEN?

PABLO MARTÍNEZ DE ANGUITA, director del Instituto Laudato si‘ de Granada. “Cuidado de la Casa Común”.
TERESA DE FEBRER, Incidencia y Sensibilización de PROSALUS. “Desperdicio de alimentos”.
PATRICIA GUALINGA, indígena Kichwa, Red Eclesial Panamazónica, REPAM.
Cardenal Dom CLAUDIO HUMMES, presidente de la REPAM.
“Diálogo desde la experiencia y el testimonio en la Amazonía”.

¿QUÉ PRETENDEMOS?

Crear conciencia en la sociedad española de la necesidad de cambiar nuestros patrones de consumo y estilos de vida si queremos alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en España y a nivel mundial y lo haremos a la luz de la encíclica Laudato si’.

¿DÓNDE?

Salón de conferencias de la Universidad de Comillas ICADE. C/ Alberto Aguilera, 23 (Madrid).

#CuidaPlanetaCombatePobreza

#Diálogos2030

Mostrando image002.jpg

JUSTICIA Y PAZ y MANOS UNIDAS: Redescubrirás el valor de la simplicidad en tu propia vida

Redescubrir el valor de la simplicidad en nuestras vidas,
invitación de la campaña «Si Cuidas el Planeta,
Combates la Pobreza» para Adviento y Navidad

A lo largo de noviembre y diciembre, las entidades
promotoras centrarán su trabajo de sensibilización
en el punto 2 del “Decálogo Verde” de la Campaña

Madrid, 3 de noviembre de 2016.- «Redescubrirás el valor de la simplicidad en tu propia
vida». El segundo principio del “Decálogo Verde” propuesto desde la Campaña SI CUIDAS
EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA va a inspirar durante los dos últimos meses del
año, y especialmente en los tiempos de Adviento y Navidad, las acciones de
sensibilización que pondrán en marcha las entidades promotoras de esta iniciativa:
Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el
Desarrollo Solidario).

A partir de la constatación de que el actual estilo de vida ha desencadenado una crisis
global que pone de manifiesto la insostenibilidad económica y medioambiental de
nuestro modelo de consumo, la Campaña propone a toda la ciudadanía reflexionar sobre
“cuáles son nuestras prioridades y considerar si vivimos por encima de nuestras
necesidades, consumiendo más bienes de los oportunos”.

Al abordar el segundo punto del “Decálogo verde”, la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA,
COMBATES LA POBREZA abre una nueva etapa de su agenda de actividades a dos años
vista con la que, dentro del espíritu de la encíclica Laudato Sí´ del Papa Francisco, se
logre aumentar el compromiso de todos en la defensa de un modelo de desarrollo, justo,
solidario y sostenible, y el cambio de nuestros hábitos de consumo y estilos de vida.
Según se recuerda en los materiales para adultos jóvenes y niños editados para esta fase
de la Campaña, la invitación a redescubrir la simplicidad en nuestros estilos de vida pasa
por tomar conciencia de cómo “la búsqueda incesante de lucro trastoca las posibilidades
de alcanzar modelos equitativos, pues acumular capital, material y riqueza empobrece la
llegada del Reino de Dios y de su Justicia”. Por eso, “es momento de hacer nuevas todas
las cosas, de generar espacios para la esperanza, desde cada persona, gesto y acción,
porque cada acto cuenta, por insignificante o pequeño que sea”.

Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES subrayan cómo la encíclica
Laudato Sí’ marca el camino para redescubrir el valor de la sencillez, reflexionar acerca de nuestros estilos de vida y comprender que la búsqueda de la sostenibilidad es una
oportunidad para volver a las fuentes.

Adviento y Navidad son unos momentos especialmente propicios para redescubrir la
simplicidad. Para ello, desde la Campaña se invita a vivir una Navidad con sencillez, a
encontrar la felicidad en lo pequeño, a sentir cercanas a millones de personas que viven
injustamente en la pobreza, a movilizarnos e implicarnos para cambiar sus realidades y a
compartir. Es un momento, también, donde podemos reflexionar sobre cuáles son
nuestras elecciones cotidianas, tanto personales como colectivas, en relación con el
consumo, la sostenibilidad y la utilización de los recursos.

Voces que claman
Como ejemplos de esa opción vital por la sencillez y un modelo de vida en armonía con
la naturaleza, la Campaña recoge el testimonio de Leonardo Tello, un indígena de la
etnia kukama que vive en Nauta, un poblado cercano a Iquitos, en la Amazonía peruana.
Para él y su pueblo, el agua es el lugar de la vida, porque los kukama son “la gente del
río”, donde habitan los antepasados, los sabios… Pero en los últimos años, todo ha
cambiado rápida y violentamente para la vida de los habitantes de los ríos.

“Los cambios que se han producido –dice Leonardo— siempre han sido en perjuicio de
nuestro bienestar, de nuestra cultura y de nuestros derechos fundamentales, como el
derecho al río y a vivir dentro y fuera de él”. Atentar contra el agua y el río “no solo es
terminar con los peces, no solo es morir de sed, sino sobre todo morir de pena, porque
toda la historia de un pueblo se va con ellos”. Ahora, “la contaminación, los
megaproyectos hidroeléctricos y de minería, el modelo extractivo, acaban con el agua,
van matando poco a poco a los kukama y al resto de pueblos amazónicos”, añade.
Otro de los testimonios es el del obispo Pedro Casaldáliga, obispo de San Félix do
Araguaia, en pleno Mato Grosso, a donde llegó en 1968 como misionero claretiano y
donde ha permanecido todas estas décadas al lado de las comunidades más pobres y
excluidas. La Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA rescata unos
versos suyos sobre pobreza evangélica, que resultan especialmente iluminadores para
las fechas de Adviento y Navidad.

Las propuestas para esta etapa de la Campaña incluyen también un itinerario en dos
fases apoyado en los cuatro domingos de Adviento para preparar una celebración
navideña “en las que la austeridad sea un principio” y las personas que nos rodean estén
en el centro de nuestras preocupaciones.

[Los materiales de la campaña están disponibles en www.enlazateporlajusticia.org]

MANOS UNIDAS: #DiaInternacionalDeLaMujer: la feminización de la pobreza es una constante en el mundo

El próximo 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer; Manos Unidas aprovecha esta jornada para denunciar que la feminización de la pobreza, de la desigualdad y de la exclusión, sigue siendo una constante en el mundo.

Manos Unidas manifiesta que los problemas relacionados con la salud, la atención médica y sanitaria, la educación, la formación profesional, la legislación vigente, las costumbres, la violencia o los conflictos armados, así como la participación activa de la mujer en la vida social y en la actividad económica, son graves cuestiones que exigen un diálogo riguroso por parte de todos los implicados, para poder encontrar soluciones eficaces, estables y duraderas.

Grupos de capacitación de la mujer. Foto:Victor Dass en India/Manos Unidas

Conscientes de ello, Manos Unidas incorpora la perspectiva de género de manera transversal en sus proyectos. Además, trabaja para denunciar y dar a conocer a la sociedad las situaciones de desigualdad e injusticia que, por motivo de sexo, se producen en los países donde apoya proyectos y se esfuerza por aportar soluciones para erradicar estas injusticias. Además, la ONGD (Organización No Gubernamental para el Desarrollo) incluye de manera explícita, en todas sus actividades de educación formal y no formal, aquellos valores y criterios que fomenten la justicia y la igualdad entre hombres y mujeres.

Grandes avances y mucho por andar

A lo largo de más de medio siglo de trabajo, Manos Unidas ha sido testigo de los enormes avances que se han producido en cuestiones de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. La mujer es, hoy, objeto de mayor protección legal y goza de más garantías jurídicas que nunca. Gracias al esfuerzo de gobiernos e instituciones, y con el papel indispensable de la sociedad civil en el reconocimiento de la dignidad de las mujeres, sus derechos y sus responsabilidades, se han alcanzado  grandes mejoras en la instrucción de las niñas y en la promoción de las mujeres, factores fundamentales para desarraigar la pobreza y promover el desarrollo.

A pesar de ello, el camino por recorrer todavía es largo. La mujer sigue siendo víctima de la desigualdad y, como consecuencia de ello, de la pobreza, el hambre, la enfermedad, el analfabetismo, el tráfico y la deportación para la explotación sexual, el desempleo y el trabajo esclavo, la discriminación, la exclusión de la vida pública y del ejercicio del poder. La discriminación de la mujer es patente en el acceso a la igualdad de oportunidades de desarrollo personal y comunitario. Esta discriminación lleva a la mujer a ser olvidada, marginada e, incluso, sometida a esclavitud.

Confianza en el esfuerzo

En los países en los que trabaja Manos Unidas, las mujeres son protagonistas de numerosas iniciativas de desarrollo personal, familiar y comunitario, aunque su labor pase tantas veces desapercibida o no sea reconocida. El esfuerzo de la mujer es en la mayoría de las ocasiones invisible. “Sin embargo, organizadas en asociaciones y cooperativas, en el ámbito agrario, educativo, sanitario, económico y cultural, entre otros, las mujeres son agentes fundamentales de desarrollo, de creación de renta familiar y de beneficios sociales”, asegura Mª José Hernando, técnico del departamento de Estudios y Documentación de la ONGD.

La mujer en Marruecos. Foto:Jessica del Olmo/Manos Unidas

“Conscientes del rol indiscutible que las mujeres juegan en todo el proceso de desarrollo, en el año 2015 Manos Unidas ha aprobado 85 proyectos dedicados exclusivamente a la promoción de la mujer, por importe de 5.284.691 euros. La mayoría de estas iniciativas se desarrollan en el sector educativo y de promoción social”, informan.

Ejemplo de superación en Marruecos

Kawtar Bwidan es todo un ejemplo de cómo organizadas en asociaciones y cooperativas, y con la capacitación y la formación adecuadas, las mujeres se convierten en los mejores agentes para llevar el desarrollo a sus pueblos y comunidades.

A sus 26 años, Kawtar es secretaria de la Asociación SAFAE, que, entre otros, recibe apoyo de Manos Unidas para la producción y comercialización de plantas aromáticas y medicinales autóctonas de la zona rural de Tetuán, donde se localiza el proyecto. Como tantas otras mujeres de la  comunidad de Jazan Laou, Kawtar tuvo que abandonar la escuela en 6º de Primaria. La pobreza y la primacía del hombre sobre la mujer fueron las causas que le obligaron, muy a su pesar, a cambiar los lápices y cuadernos, por aperos de labranza, escobas y cacerolas,

Mujer y miembro de una familia de 11 hermanos, Kawtar siempre tuvo claro que, de existir una oportunidad para formarse en su familia, ésta nunca iba a ser para ella. Porque “a pesar de que el gobierno marroquí ha preconizado ciertos avances en favor de la mujer, éstos tardan en llegar y más todavía si se trata de mujer rural, pobre y analfabeta”, explica la hermana Mari Carmen Sánchez, hija de la Caridad en Marruecos.

En Marruecos y en otros muchos países, Manos Unidas apuesta por formar y motivar a las mujeres para que lleven a cabo actividades productivas en lugares en los que las costumbres culturales y religiosas fuertemente arraigadas privan a la mujer de autonomía y autoestima.

Kawtar Bwidan en la Asociación SAFAE. Foto Jean Pierre Pujo/ManosUnidas

En el año 2013 Kawtar  Bwidan se unió al proyecto de “APOYO A LA EDUCACIÓN PRIMARIA  Y LA CAPACITACIÓN Y PROMOCIÓN DE LA MUJER RURAL“ con el que colabora Manos Unidas a petición de sus socios locales, la asociación AMED. Allí conoció y trató con otras muchas mujeres en sus mismas circunstancias. Y allí se forjó su deseo de ayudar a las mujeres de su asociación y de su comunidad. El pasado mes de septiembre se presentó a unas elecciones en las que los marroquíes eligieron a sus representantes para ocupar 30.000 concejalías y casi 700 escaños regionales. Kawtar fue una de las elegidas.

“El trabajo en el grupo y en la asociación SAFAE me ha empujado a participar en las últimas elecciones de mi comunidad y he podido ganar un escaño en la comuna rural Al Oued. Así puedo representar a la mujer de nuestra zona y  defender los derechos de las mujeres y ayudarles en todo lo que pueda. Creo que la mujer tiene más que ofrecer que el hombre en política”, comenta esta mujer que ha visto como el proyecto de plantas aromáticas y medicinales en el que trabaja ha cambiado su vida. “Gracias a esto nos consideramos independientes”. 

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=4edy_6A_a_k]

Jessica del Olmo, técnico del departamento de África de Manos Unidas, recién llegada de Marruecos, asegura que “los resultados intangibles del proyecto, como la mayor autoestima o la posibilidad de acceder a espacios antes “vedados” para las mujeres, son una prueba más de que se está trabajando bien, y de que la ayuda al desarrollo funciona”. “Proyectos como este demuestran que las mujeres, con la creación de las capacidades necesarias, toman la iniciativa, exponen sus necesidades y buscan oportunidades y soluciones”, explica. “Las mujeres están felices, tienen un espacio de encuentro con el resto de mujeres y a través de la asociación luchan por alcanzar sus intereses”.

 

Véase: http://www.manosunidas.org/noticia/diainternacionaldelamujer-la-feminizacion-la-pobreza-es-una-constante-el-mundo

XXIII ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA DEL FORO DE LAICOS: Texto de la conferencia dada por Soledad Suárez, presidenta de Manos Unidas.

 

SAM_0999

Buenos días:

Muchas gracias por contar con Manos Unidas para participar en esta Jornada y lo voy a personalizar en Camino…

Me vais a permitir que me dirija a vosotros como hermanos, miembros de una familia y haciendo honor al nombre, Foro, podamos entablar un diálogo enriquecedor.

Me habéis pedido que haga un comentario sobre la Encíclica Laudato si´ promulgada por el papa Francisco el pasado mes de junio. Os agradezco la oportunidad y espero responder al reto de contar en unas pocas palabras una carta tan espléndida., profunda y motivadora.

Me gustaría empezar haciendo resaltar la oportunidad de esta encíclica como respuesta a uno de los más graves signos de nuestro tiempo: el grito de la tierra, que se siente explotada, abusada, degradada. Y junto a él, el grito de los pobres que claman justicia y son los que más sufren esa devastación. Son dos clamores que el Papa sitúa como eje central de todo el documento. No se pueden separar, en Manos Unidas somos testigos de cómo las agresiones a la naturaleza tienen a los humanos como sus primeras víctimas.

La Encíclica se publica en un momento en el que la humanidad y la propia Tierra tienen planteados graves interrogantes sobre su presente y, sobre todo, sobre su futuro. El Papa nos invita a todos a la reflexión y a la implicación responsable y generosa en el bien y la solidaridad universal, y en el cuidado de la casa común. “porque el desafío ambiental que vivimos y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos”. Y os puedo asegurar que las raíces humanas están fuera de toda duda.

Para profundizar en sus contenidos, voy a hacer un recorrido sobre los distintos capítulos y números. Comienza con una introducción en la que se pone de manifiesto la preocupación de la Iglesia por la ecología integral y la urgencia de devolver la salud a la vida en el planeta.

La encíclica manifiesta desde el principio su sentido de continuidad con el magisterio de la Iglesia. Quizá sea una de las cosas que más me ha impresionado comprobar cuánto tiempo llevamos en la Iglesia hablando y escribiendo de estos temas. Su intención ecuménica y de diálogo con otras confesiones y con la ciencia, poniendo en relación la luz de la fe con el desarrollo y los desafíos de la razón humana.

Francisco vincula su reflexión con el magisterio de los papas que le han precedido, expresando su vocación integradora y dotando de argumentos su intención universal y su oportunidad, nada de lo que pasa en el mundo es indiferente a la Iglesia. Nunca lo ha sido, otra cosa es cómo acojamos este Magisterio  y lo llevemos a nuestra vida. Comienza refiriéndose al papa san Juan XXIII y su encíclica Pacem in terris,  dirigida a todos los hombres de buena voluntad, por primera vez en la historia de las cartas papales, fue en 1963, hace ya 52 años, y dedicada a la construcción de la paz más allá de la ausencia de guerra. Podríamos decir que la paz es la justicia en el orden, puede haber orden en un sistema injusto, pero no tenemos paz, y muchas veces la injusticia provoca desorden y tampoco hay paz, aunque no haya guerra.  Sigue citando a Pablo VI, al que se referirá en otras cuatro ocasiones, como un pontífice preocupado por la cuestión ecológica, sobre todo por la imposición de un desarrollo económico centrado en el expolio y “la explotación inconsiderada de la naturaleza”. Y el primero que pertenece a la naturaleza es el ser humano.

A continuación incorpora las citas a san Juan Pablo II, al que mencionará en treinta y seis ocasiones más, y a Benedicto XVI, al que se referirá en otras treinta y dos citas,  poniendo de manifiesto una vez más y como no podía ser de otra manera la identidad entre los tres últimos Papas.

Pero las menciones a otras fuentes en la encíclica no sólo serán de documentos papales. Hay hasta veintidós citas de Conferencias Episcopales de todo el mundo, así como de patriarcas de otras iglesias cristianas como el patriarca ortodoxo Bartolomé. Hay en el texto veintiuna referencias a documentos no magisteriales, como mensajes radiofónicos, intervenciones ante organismos internacionales, o relacionados con días conmemorativos concretos, como los Mensajes para las Jornadas Mundiales de la Paz. De ahí que la lectura de la Encíclica te da la sensación de que estás oyendo algo que ya sabías. Están presentes los Padres de la Iglesia y los Santos en veinte ocasiones. Entre estos últimos, destaca Francisco de Asís, de quien el pontífice tomó el nombre y que es patrono de todos cuantos se ocupan de las cuestiones ecológicas. De él destaca: “la pobreza y la austeridad de san Francisco no eran un ascetismo meramente exterior, sino algo más radical: una renuncia a convertir la realidad en mero objeto de uso y de dominio”. El papa concluye el epígrafe dedicado al pensamiento y la vida del santo: “el mundo es algo más que un problema a resolver, es un misterio gozoso que contemplamos con jubilosa alabanza”.

La encíclica se muestra, además, convencida del imprescindible diálogo entre la fe y la razón, entre las religiones y la ciencia, si se quieren encontrar auténticos caminos de convivencia humana y con la naturaleza: “La gravedad de la crisis ecológica nos exige a todos pensar en el bien común y avanzar en un camino de diálogo que requiere paciencia, ascesis y generosidad, recordando siempre que la realidad es superior a la idea”. Es decir, hay distintas visiones y un diálogo sincero permite acoger la realidad de una manera más completa que sólo la nuestra.

Aquí introduce lo que será otra de las señas de identidad de la carta: la urgencia e ineludible necesidad del diálogo. A todos los niveles: interreligioso, intercultural, ciencia- religión, ecología- economía…Quizá este último binomio sea el más complicado porque entramos en la denuncia del sistema económico mundial que afecta gravemente al binomio naturaleza-hombre.

Para referirnos a los capítulos en los que está dividida, seguiremos el criterio que la propia encíclica sigue: el método habitual de la Doctrina Social de la Iglesia: ver, juzgar, actuar

VER

El capítulo 1 describe lo que le está pasando a nuestra casa: El Papa nos invita a “tomar dolorosa conciencia, atrevernos a convertir en sufrimiento personal lo que le pasa al mundo, y así reconocer cuál es la contribución que cada uno puede aportar”. Nosotros creemos que sufrimiento personal es el que sentimos cuando visitamos proyectos de Manos Unidas ¡Qué difícil es sentir dolor por los otros si no los vemos, si no los tocamos, no los olemos!  

Se abordan seis cuestiones fundamentales que permiten entender la gravedad de la cuestión:

  • Contaminación y cambio climático. “El clima es un bien común, de todos y para todos”. El actual modelo de producción y consumo, fruto de una cultura del descarte, es depredador y provoca la acumulación de cantidades ingentes de residuos. Jocotán, Guatemala, lleno de bolsas de plásticos hasta en las comunidades más aisladas (café); isla de Pástico en el Pacífico. Además, el uso de combustibles fósiles, la deforestación, la contaminación, la sobreexplotación de recursos o la desaparición de selvas tropicales aumentan el calentamiento global y aceleran, según consenso científico, el actual cambio climático.
  • La cuestión del agua. Casi 750 millones de personas carecen de acceso al agua potable, imprescindible para vivir; las fuentes se contaminan, se acaparan, o se usan de modo ineficiente; numerosas poblaciones luchan por el recurso. Sin embrago, como dice Francisco:El acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la supervivencia de las personas y, por tanto, es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos”. Seguro que conocéis la expresión “si quieres dar de comer un día dale un pez, si quieres que coma toda la vida, enséñale a pescar”, para eso los ríos y los mares tienen que tener peces. Petróleo-Amazonía, oro-Guatemala.
  • La pérdida de biodiversidad. Todo lo creado tiene sentido en sí mismo. Cuando se pierde biodiversidad se compromete gravemente la vida que fluye y que es en origen rica y bella (Dios) .Hay algunos ecosistemas altamente amenazados: los sistemas acuáticos- las especies de agua dulce han disminuido un 76% en los últimos 40 años y las marinas un 39%-; la Amazonía, la Cuenca del Congo o los glaciares.
  • El deterioro de la calidad de la vida humana y la degradación social. La degradación medioambiental trae de la mano un empobrecimiento social, un aumento de la exclusión, de la inequidad, e incluso del sentido de vida de las personas. Cuidar a las personas implica superar la cultura del descarte, tanto de los recursos como de los propios seres vivos y el conjunto de la humanidad.
  • La inequidad planetaria. Las graves consecuencias de la degradación de los ecosistemas no afectan por igual a todos los habitantes del planeta. Son las poblaciones excluidas, las más empobrecidas, las que presentan una mayor vulnerabilidad. Tenemos, como países más desarrollados, una deuda ecológica con los países en desarrollo. Como dice el Papa: “hay que mantener con claridad la conciencia de que en el cambio climático hay responsabilidades diversificadas”. y poner delante las necesidades de los más débiles. Estamos aumentando una enormidad la brecha que nos separa a los ricos de los pobres.
  • La debilidad de las reacciones y la diversidad de opiniones. Aunque se reconocen importantes intentos de parte de los movimientos ecologistas y de las instituciones internacionales por promover reacciones a los problemas planteados, éstas no han sido suficiente rotundas. Se precisa mayor diálogo y responsabilidad, para lograr respuestas integrales. Esto pasa por renunciar al actual sistema económico en el que una mayor riqueza siempre representa un mayor poder.

 En el capítulo 2, el Evangelio de la Creación, para mí el más bonito, me siento tan querida y tan importante por haber sido pensada  por Dios. introduce la visión desde la fe; el Papa plantea la necesidad de incorporar un diálogo sincero entre ciencia y fe si se quieren dar respuestas verdaderas y soluciones que permitan sanar lo destruido. Se hace un recorrido por los contenidos de la fe cristiana, desde la sabiduría de los relatos bíblicos; el misterio del universo como un compendio de sistemas abiertos relacionados y sometidos a la libertad del ser humano (la gran faena que Dios nos hizo). La relevancia y el sentido de cada criatura en el conjunto de la creación; la comunión universal de todo lo creado aún reconociendo la preeminencia del ser humano, imagen y semejanza de Dios; y el destino universal de los bienes, principio de la doctrina Social en el que todos podemos converger, ya que “creyentes y no creyentes estamos de acuerdo en que la tierra es esencialmente una herencia común, cuyos frutos deben beneficiar a todos”. Citando a San Juan Pablo II:”Dios ha dado la tierra a todo el género humano para que ella sustente a todos sus habitantes, sin excluir a nadie ni privilegiar a ninguno” Termina el capítulo con la mirada de Jesús sobre la creación y el lugar del ser humano en ella, que destaca la relación paterna de Dios con todas las criaturas y el lugar significativo que cada una tiene para Él. El Señor vivió en armonía con lo que le rodeaba, disfrutando de las cosas sencillas de la vida, mostrando así a sus discípulos la manera de relacionarse con lo creado. En el Nuevo Testamento se nos muestra el destino de plenitud al que están llamados los seres humanos, que también comparten los seres más sencillos, como las flores del campo o las aves del cielo.

Los capítulos 3 y 4 serían el JUZGAR. El tercero, la raíz humana de la crisis ecológica, plantea que la globalización del paradigma tecnocrático, que domina incluso la economía y la política, pero la domina porque a través de ella, de la tecnología, la economía de unos cuantos puede crecer más. Provoca una mirada fragmentada de la realidad y hace que se busquen soluciones parciales y urgentes a los problemas. Sin embrago, la tecnología no es capaz de solucionarlo todo. Hace falta recuperar el sentido de la totalidad y la interrelación entre las cosas, para poder hacer frente a cuestiones que son globales, profundas y que afectan sobre todo a los pobres y al propio medio ambiente. “Nadie pretende volver a la época de las cavernas, pero sí es indispensable aminorar la marcha para mirar la realidad de otra manera, recoger los avances positivos y sostenibles, y a la vez recuperar los valores y los grandes fines arrasados por un desenfreno megalómano”. Para superar las crisis y consecuencias que provoca el antropocentrismo moderno, que ha terminado colocando la razón técnica sobre la realidad, el ser humano debe volver a reconocer su papel de administrador responsable de cuanto le rodea. Sobre todo de los seres humanos más frágiles.

En el capítulo 4 define la necesidad de una ecología integral- ambiental, económica y social, que nos permita interpretar la realidad de una manera más amplia, como un todo interconectado. “Es fundamental buscar soluciones integrales que consideren las interacciones de los sistemas naturales entre sí y con los sistemas sociales.”. Para eso, se deben recuperar la historia, la cultura y la arquitectura propia de cada lugar, manteniendo su identidad primera; al mismo tiempo se debe cuidar la vida cotidiana, los lugares comunes, o la vivienda, imprescindible para la dignidad y desarrollo humanos. El principio articulador de la ecología integral sería el bien común que presupone el respeto por la persona y sus derechos inalienables, reclama el reconocimiento del papel de los grupos intermedios en el desarrollo humano, sobre todo la familia, nos invita a poner en primer lugar las necesidades de los más empobrecidos y requiere de paz social, solidaridad y justicia en el presente y hacia las generaciones futuras.

Por fin, los últimos capítulos nos dan pistas concretas, reveladoras y llenas de esperanza sobre cuál puede ser la aportación de cada cual a esta cuestión global y común. Sería el ACTUAR.

El capítulo 5, Líneas de orientación y acción. Planteadas, como decíamos, desde un diálogo abierto y permanente: ciencia- fe; religiones; políticas e instituciones; países.

Las instituciones deben procurar soluciones a las actuales crisis medioambientales, económicas y sociales desde una perspectiva común, y no sólo buscando el bien de determinados países o grupos de poder. Las distintas iniciativas de los últimos tiempos han permitido ir avanzando en este compromiso común, pero aún falta una auténtica implicación y el cumplimiento de las promesas hechas en estas Conferencias y Cumbres Internacionales. Destaca sobre todo la lentitud y escasez de avances en lo relacionado al cambio climático: “Los creyentes no podemos dejar de pedirle a Dios por el avance positivo en las discusiones actuales, de manera que las generaciones futuras no sufran las consecuencias de imprudentes retardos”. Las ciencias por sí solas no pueden dar razón del sentido y la finalidad de las cosas y de la propia vida. La ética y la espiritualidad completan la comprensión de la realidad. Las religiones y las ciencias deben superar sus propias barreras para iluminar juntas el horizonte humano y ambiental común.

El último capítulo, habla de la necesidad de una educación y espiritualidad ecológicas que refuercen o provoquen “la conciencia de un origen común, una pertenencia mutua y un futuro compartido por todos”13. A fin de encontrar caminos para revitalizar esa nueva humanidad comprometida en el cuidado de la casa común, el Papa nos invita a vivir de una forma diferente, con un estilo de vida más austero, más sobrio y más simple, donde no vales más si consumes más. El trabajo recupera su valor, de refuerzo de la dignidad humana y articulación social. La conversión ecológica a la que nos llama hace hincapié en la necesidad de recuperar un sano sentido de pertenencia, de relación amorosa con lo que nos rodea (ambiente y sociedad), una ética del cuidado. En este sentido, es necesaria una renovada educación ecológica. Todos y cada uno,  somos  responsables de la marcha de nuestro mundo y del propio destino de la humanidad. Desde la escuela, la familia, las instituciones políticas, las Iglesias, se deben fomentar valores, virtudes, actitudes y comportamientos que permitan construir una realidad más humana, más armónica con la creación. Quiero detenerme en algunas de estas cuestiones: la conversión ecológica hacia nuevos estilos de vida supone la necesidad de vivir auténticamente conectados, con relaciones verdaderamente fraternas, cuidando la gratuidad y la gratitud, la sobriedad, la paz interior; y todo con alegría y honestidad. A modo de cómo Dios hace las cosas, desde la encarnación, asumiendo las cosas pequeñas, los excluidos, los de abajo, los últimos. Él se hizo último, para que nada pudiera quedar fuera, como una preciosa retaguardia, que va animando a los que se van quedando rezagados a avanzar esperanzados.

Me gustaría, a modo de conclusión, destacar lo que son los Ejes transversales de la encíclica: Si bien cada capítulo posee su temática propia y una metodología específica, a su vez retoma desde una nueva óptica cuestiones importantes abordadas en los capítulos anteriores. Esto ocurre especialmente con algunos ejes que atraviesan toda la encíclica. Por ejemplo: la íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta, la convicción de que en el mundo todo está conectado, la crítica al nuevo paradigma y a las formas de poder que derivan de la tecnología, la invitación a buscar otros modos de entender la economía y el progreso, el valor propio de cada criatura, el sentido humano de la ecología, la necesidad de debates sinceros y honestos, la grave responsabilidad de la política internacional y local, la cultura del descarte y la propuesta de un nuevo estilo de vida. Estos temas no se cierran ni abandonan, sino que son constantemente replanteados y enriquecidos.

“Quienes disfrutan más y viven mejor cada momento son los que dejan de picotear aquí y allá, buscando siempre lo que no tienen, y experimentan lo que es valorar cada persona y cada cosa, aprenden a tomar contacto y saben gozar con lo más simple” LS 223

Desde manos Unidas, creemos que lo más importante será cultivar un estilo de vida centrado en el amor, que nos llevará a cultivar una fraternidad humana universal, capaz de reconocer en el otro y en la naturaleza la presencia amorosa de Dios que es comunión y celebración.

Muchas gracias.

Manos Unidas: Manos Creyentes

Manos Creyentes es una iniciativa de Manos Unidas que reúne todos sus materiales de formación cristiana. En el enlace http://manosunidas.org/manoscreyentes pueden encontrar materiales específicos de formación para, por ejemplo, la Campaña contra el hambre, la Cuaresma, el Año de la Misericordia…

Animamos a su visionado y difusión.