CEDIS: Mensaje de Semana Santa de Valdepeñas

Ángeles Santamarta, de CEDIS, nos manda este mensaje:

Desde Valdepeñas os re-enviamos el mensaje de Semana Santa. Aquí es costumbre que todas las Hermandades y cofradías editen un libro conjunto para celebrar la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Este año han pedido a todos los sacerdotes y comunidades de vida consagrada de Valdepeñas que aportemos nuestra “visión”-“espiritualidad” para estos días tan solemnes. Os adjunto el que escribimos nosotras. Que sirva para vivir más unidas a la Cruz y a la Resurrección de Jesús, fieles a nuestro “Fiat” -como María al pie de la cruz-

Estimadas valdepeñeras y valdepeñeros; me llamo Mª de los Ángeles Santamarta Rodríguez y pertenezco al Instituto Secular Hijas de la Natividad de María, asentado en esta Ciudad desde el año 2002 y del que también forman parte Amanda Rivas y Flor Paz. Nuestro Fundador -sacerdote gallego- Venerable Baltasar Pardal Vidal quiso para todas las que consagramos nuestra vida a Dios en su “Grande Obra” -como él la llamaba- que viviésemos un especial amor a la Eucaristía y a María y, desde ahí, llevar el calor del Amor, la Misericordia y la Gracia divinas a todas las partes del mundo; lo resumió en esta máxima que ha quedado como legado para nuestra Institución y todas sus obras, proyectos y trabajos:“Mientra haya en el Sagrario un ‘Hambriento’ y pobres hambrientos junto al Sagrario, no habrá tiempo en esta ‘Obra’ para pensar, hablar, comentar o tratar otros intereses que no sean la Eucaristía y los pobres”

Damos comienzo a la Semana Grande para todo cristiano, ¡la Semana Santa!; nosotras deseamos especialmente que sea eso… ¡SANTA!

  • ¡santa!, porque los preparativos y arreglo de los tronos no quedan en un simple hecho material -que también-; sino que, desde todas y cada una de las Hermandades, nos mostrais la BELLEZA de Dios que ama al ser humano; y, cada Hermano/a, cada cristiano que se precie prepara su corazón y su vida para adorar y contemplar al Dios hecho hombre que muere por nuestra salvación.
  • ¡santa!, porque la música de nuestras bandas que acompañan el sacrificio de Cristo y el silencio ante su dolor y muerte nos invitan a un encuentro de tú a tú con Jesús especialmente en la celebración de la Eucaristía y en la oración familiar, parroquial, comunitaria, personal.
  • ¡santa!, porque al vestir las túnicas de nuestras Hermandades, las mantillas, los trajes apropiados para cada una de las procesiones le estamos diciendo a Dios Padre que nuestro deseo es el de vivir como hijos suyos: revestidos de su gracia, santos, alegres y humildes; la Virgen María en sus distintas advocaciones de la Macarena, de la Palma, de la Soledad, de la Esperanza, del Mayor Dolor… es el mejor ejemplo y modelo a seguir.
  • ¡santa!, porque la liturgia celebrada y vivida en cada uno de los días santos, especialmente los del Tríduo Pascual, nos invitan y llaman a vivir un estilo de vida a ejemplo de Jesucristo muerto y resucitado por la redención de toda la humanidad.
  • ¡santa! Porque el mismo Dios, Uno y Trino, la santifica con su PRESENCIA y “paso” de la “muerte” a la “vida”.

Desde nuestra humilde experiencia de vida consagrada a Dios, trabajando en favor de los más pequeños que son los pobres y los niños y sus familias os animamos a contemplar el MISTERIO de la Muerte y Resurrección de Jesuscristo desde el gozo alegre, desde una fe profunda y desde una caridad que envuelva vuestro cotidiano vivir.

Para finalizar quisiera regalaros unos breves pensamientos de nuestro Fundador, en proceso de Beatificación y al que podeis solicitar favores y gracias, Venerable Baltasar Pardal Vidal para que nos ayude a “saborear y entender” en misterio de la Misericordia Divina.

Domingo de Ramos: “La confianza en Dios es la mejor sabiduría y todo nuestro poder. El apoyo                                       en Dios da valentía suficiente para enfrentar cualquier situación”.

Jueves Santo:“Que la Eucaristía sea continuamente glorificada y los pobres socorridos espiritual y                        corporalmente: ¡he aquí el mejor testamento!”

Viernes Santo: ¡Dios tiene sed de nuestra sed!, es el grito de Cristo en la cruz: ¡Tengo sed!”

Sábado Santo:“Cuando nada teníamos, cuando todo parecía imposible, cuando pedíamos y                                   teníamos que levantar los ojos al cielo para que multiplicase los céntimos que nos                            daban los pobres, cuando todo faltaba, cuando el cielo estaba más oscuro, más clara                      parecía nuestra fe”.

Domingo de Resurrección: “Sed ALELUYAS de resurrección, portadoras de esperanza, de buen                                                 humor, de optimismo e ilusión”

Os deseo en nombre de las Hijas de la Natividad de María y de toda la gente que vive nuestra espiritualidad y apoya nuestra labor, una SEMANA SANTA gozosa, preludio de todas las “santas semanas” del año.

Mª de los Ángeles Santamarta Rodríguez (HNM)

http://crecemosenfamilia.blogspot.com.es/                http://www.ishijasnatividadmaria.org/

Marcar como favorito enlace permanente.

Comentarios cerrados.