JUSTICIA Y PAZ: Indignación ante la vulneración de los derechos de las personas migrantes y refugiadas

26.07.2019

Desde la Red Migrantes con Derechos de la Diócesis de Orihuela-Alicante, ante la situación que vienen padeciendo  las personas migrantes y refugiadas, queremos salir al paso y manifestar nuestra indignación antela constante vulneración de sus derechos.
No queremos permanecer indiferentes ante el cúmulo de situaciones que están sufriendo algunas organizaciones humanitarias y otras personas que se dedican a acoger, proteger, promover e integrar a las personas migrantes y refugiadas.

Estamos asistiendo a acontecimientos en los que se criminaliza el hecho de salvar a las personas de morir ahogadas en el mar, como es el caso de la detención de la capitana del Sea-Watch 3, Carola Rackete, en el puerto de Lampedusa. También hemos visto como un barco de Open Arms ha permanecido parado en el puerto de Barcelona durante semanas, por impedimentos burocráticos del gobierno español que le impedían ejercer su labor de rescate de personas.

Seguir leyendo

JUSTICIA Y PAZ: 20 de junio, Día Mundial del Refugiado

Hay muchos signos de esperanza: Pongamos en el centro la realidad de los migrantes y refugiados

Madrid, 19 de mayo de 2019.- En el Día Mundial del Refugiado, la Red Migrantes con Derechos – integrada por la Comisión Episcopal de Migraciones, Cáritas, CONFER y Justicia y Paz— insta a los líderes españoles y mundiales a fortalecer el compromiso con la realidad de las personas refugiadas y migrantes, y a generar mecanismos de protección y de acogida desde la solidaridad y la hospitalidad.

En el mundo, hay más de 1.000 millones de personas que están en movimiento. De ellas, 70 millones han tenido que abandonar sus hogares debido a situaciones de violencia, guerras o desplazamiento. Muchas de ellas se incorporan a caravanas migrantes que cruzan fronteras a través de rutas que recorren miles de kilómetros en condiciones inseguras y de extrema vulnerabilidad, y se convierten en objetivo de las redes de tráfico y trata de personas.

Junto a estas situaciones de movilidad humana, asistimos en toda Europa, en un contexto de políticas migratorias cada vez más estrictas y de mayor represión contra la migración irregular, a una criminalización de los defensores de los derechos humanos y de aquellos ciudadanos particulares, comunidades y organizaciones que tienden su mano a estos refugiados y migrantes.

Mientras avanza este cierre de “puertas” y puertos, y se repite el bloqueo de barcos humanitarios, desde nuestras organizaciones somos testigos de la tendencia creciente a obstaculizar y estigmatizar la asistencia humanitaria que las redes de ayuda y los voluntarios brindan a los migrantes en peligro. Hay sobrados ejemplos de ello, que incluyen casos de procesamiento de miembros de organizaciones no gubernamentales por haber impulsado operaciones de búsqueda y rescate en las aguas del Mediterráneo.

Este ambiente hostil, al que no son ajenos determinados discursos políticos, genera un efecto paralizante en la solidaridad y alimenta aún más los relatos tóxicos y negativos sobre la migración. Más allá del impacto negativo directo que esto tiene en las vidas de los migrantes y refugiados, la criminalización de la solidaridad también es peligrosa para la democracia, ya que erosiona la cohesión social y amenaza a nuestra humanidad.

Recordamos el aliento del Papa Francisco que nos anima a tender puentes, a crear una cultura del encuentro y a abrir nuestra puerta a aquellas personas que están en el camino, que se encuentran en mayor vulnerabilidad, porque, como bien lo expresa en su mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, “la presencia de los migrantes y de los refugiados, como en general de las personas vulnerables, representan hoy en día una invitación a recuperar algunas dimensiones esenciales de nuestra existencia cristiana y de nuestra humanidad, que corren el riesgo de adormecerse con un estilo de vida lleno de comodidades”.

La Red Migrantes con Derechos –que integra a más de 400 instituciones, delegaciones y comunidades de todo el país, y moviliza a más de 90.000 personas, entre voluntarios y profesionales contratados– ha acompañado en este último año a cerca de 3 millones de personas en situación de vulnerabilidad social. Desde esta realidad, queremos poner en valor el compromiso solidario y fraterno que tantos ciudadanos y colectivos brindan a nuestra sociedad para construir entre todos un futuro en esperanza.

“Estoy intentando regalar lo que otras personas me han entregado”. Estas palabras de Dooa Sharif, una joven voluntaria siria de una de las instituciones de la Red Migrantes con Derechos que llegó a España como refugiada y presta apoyo ahora en un programa de acogida, son ejemplo del testimonio de muchas personas que construyen nuestras sociedades desde los valores de la solidaridad con sus convecinos y convecinas, especialmente con aquellas personas que se han visto forzadas a dejar sus hogares.

En este Día Mundial del Refugiado, la Red Migrantes con Derechos lanza un llamamiento a los responsables políticos y a la ciudadanía para que actúen contra toda criminalización del apoyo humanitario proporcionado a los migrantes y refugiados, defiendan los derechos de las personas migrantes y refugiadas, e impulsen sociedades acogedoras donde la solidaridad, el encuentro, la convivencia y el respeto estén en el centro de las políticas y de la agenda social. Hay muchos signos de esperanza y desde ellos queremos construir futuro.

 

Nota MigrantesConDerechos Día del Refugiado 19,06.2019

JUSTICIA Y PAZ: Condolencia de la red Migrantes Con Derechos ante el repentino fallecimiento de monseñor José Antonio Menéndez

Condolencia de la red Migrantes Con Derechos ante el repentino fallecimiento del presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones.

Las personas, colectivos e instituciones que formamos parte en España de la red Migrantes con Derechos –Comisión Episcopal de Migraciones, Cáritas, CONFER y Justicia y Paz), vivimos conmovidos el fallecimiento ayer por la tarde en Astorga de monseñor Juan Antonio Menéndez, a la edad de 62 años.

Desde marzo de 2017 presidía, en la Conferencia Episcopal Española, la Comisión de Migraciones y, desde septiembre del año pasado, era presidente también de la Comisión para la renovación de los protocolos sobre abusos a menores. Fue el primer obispo español nombrado por el papa Francisco y se convirtió en el 137 obispo de la Diócesis de Astorga, una de las más antiguas de España, mientras que, en el momento de su nombramiento, era obispo auxiliar de Oviedo.

Agradecemos su sencillez y cercanía con las personas migrantes más vulnerables. Un compromiso que se ha hecho más patente desde su incorporación, en 2014, a la Comisión Episcopal de Migraciones.

Don Juan Antonio ha sido un verdadero pastor de los descartados. Vivía la migración, por su propia experiencia de acompañamiento a comunidades migrantes, como una realidad que enriquece a nuestras sociedades y a la misma Iglesia, “rejuveneciendo y revitalizando muchas parroquias y comunidades”. No dudó en manifestar algo que como red Migrantes con Derechos nos duele y que se expresa como queja, pues “…se silencia la aportación positiva que la inmensa mayoría de los migrantes hace al país que los acoge en todos los planos: el económico, el cultural y también el religioso”.

Con humildad, pero también con convicción, nos animaba a dar cuenta del trabajo de acompañamiento que la Iglesia en España realiza con comunidades y familias migrantes, especialmente en la acogida de las personas en mayor necesidad. Una acogida y hospitalidad que brota de nuestra propia experiencia de cristianos, enraizada en la Biblia, como hijos e hijas de un Peregrino. “La hospitalidad es una virtud cristiana que nace del mandamiento del amor fraterno y de la promesa del Señor: Fui forastero y me acogisteis”.

En estos momentos, desde la red y en medio del dolor por su pérdida, desde la red Migrantes con Derechos, sentimos un profundo agradecimiento por la vida de Don Juan Antonio. Pero, a la vez, animados e impulsados a seguir el legado que nos deja, especialmente desde la acogida, promoción, protección e integración de las comunidades migrantes.

Leer más: https://www.juspax-es.org/news/monsenor-juan-antonio-menendez-un-verdadero-pastor-de-los-descartados/

JUSTICIA Y PAZ: Boletín nº 47 La buena política está al servicio de la paz

image014

Queridos amigos, queridas amigas,

Comenzamos 2019 lleno de citas electorales por lo que es más pertinente que nunca el Mensaje de la Jornada Mundial de la Paz del papa Francisco. «Cada renovación de las funciones electivas, cada cita electoral, cada etapa de la vida pública es una oportunidad para volver a la fuente y a los puntos de referencia que inspiran la justicia y el derecho. Estamos convencidos de que la buena política está al servicio de la paz; respeta y promueve los derechos humanos fundamentales, que son igualmente deberes recíprocos, de modo que se cree entre las generaciones presentes y futuras un vínculo de confianza y gratitud».

“Ajustar Europa al bien común” es el llamamiento de Justicia y Paz de Europa en su Acción Concertada anual ante las elecciones al Parlamento europeo de mayo. Justicia y Paz Europa ha identificado cuatro problemas, que visibilizan aspectos donde el mercado único no funciona correctamente si consideramos los valores que construyen la Unión Europea, así como los que promueve la Doctrina social de la Iglesia. Desigualdad, desperdicio de alimentos, exportación de armas y multinacionales que vulneran derechos son los temas elegidos porque ilustran violaciones de los principios de justicia social, naturaleza sana, paz global y respeto de los derechos humanos.

Recogemos algunas iniciativas que se están llevando a cabo en ciudades de nuestro país para acoger e integrar a personas migrantes y refugiadas. Con ellas mostramos diferentes propuestas que, independientemente de su novedad, alcanzan su máximo sentido cuando se realizan desde el calor familiar de la acogida y el compartir los bienes y recursos. Es de agradecer que tanto las diócesis como la sociedad civil no permanezcan ajenas ante este fenómeno de movilidad forzada de personas e impulsen la acción de las administraciones públicas.

En la contraportada se recogen actividades en las que la  Comisión General ha participado durante los últimos meses. Representan el trabajo en equipo junto a distintas organizaciones: en el Grupo Eclesial contra la Trata, Enlázate por la Justicia, la Campaña Internacional por la Abolición de las Armas Nucleares y la Iglesia en Europa, entre otras.

La Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal del 27 de febrero nombró nuevos representantes para la Comisión General de Justicia y Paz por tres años. Fco. Javier Alonso, de Madrid, es el nuevo presidente; Eudald Vendrell, de Barcelona, es el vicepresidente, y yo continúo como secretaria general.

Del 5 al 7 de abril celebramos la Jornada anual de Justicia y Paz en Madrid con el título «Europa hacia el bien común y la paz». Nos gustaría contar con vuestra presencia y participación. Más información e inscripciones en www.juspax-es.org hasta el día 26 de marzo. Os esperamos. Saludos cordiales,

Isabel Cuenca Anaya
Secretaria General

Descargar el boletín

Bulletin #47 Good politics is at the service of peace

JUSTICIA Y PAZ: Corregir el rumbo de las decisiones políticas y de los discursos públicos sobre migración

  • La red Migrantes con Derechos denuncia la falta de coraje político
    para abordar los retos de la movilidad humana en nuestro país

18 de diciembre de 2018.- Ante la celebración del Día Internacional del Migrante y una semana después de la ratificación en Marrakech por parte de más de 150 países del primer Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, las entidades que integramos la red Migrantes con Derechos –Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, y la Comisión Episcopal de Migraciones— reafirmamos nuestro apoyo el éxito de la comunidad internacional para avanzar en el objetivo de gestionar los flujos migratorios a nivel global.
Lamentamos, sin embargo, el fracaso que supone la retirada del Pacto de varios países del Norte, cuya decisión abre una peligrosa grieta en el espíritu de unidad y solidaridad tan necesario para garantizar una acción coordinada, por encima de fronteras y políticas nacionales, en la tarea inaplazable de proteger las vidas y los derechos de los migrantes y refugiados.
Recordamos que la celebración de hoy conmemora la adopción, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la Convención Internacional para la protección internacional de los derechos de todos los trabajadores migrantes y sus familiares, un texto que ni España ni ninguno de los Estados miembros de la Unión Europea han firmado todavía.
Queda mucho camino por recorrer para hablar de una migración que sea auténticamente segura, ordenada y regular, y evitar que el Pacto recién alcanzado se convierta en papel mojado. Instamos, por ello, a corregir el rumbo preocupante que, a pesar de las buenas intenciones proclamadas en Marrakech, manifiestan las decisiones políticas en materia de migración que se siguen adoptando tanto en nuestro país como en el conjunto de la Unión Europea.
Una vez más, censuramos unas políticas migratorias donde el enfoque basado en la seguridad y el control de fronteras sigue primando sobre los aspectos humanitarios y sociales, y que convierten las vallas y las aguas del Mediterráneo en espacios de muerte, sufrimiento y vulneración de derechos, en lugar de transformarlos en una oportunidad para la acogida y la hospitalidad.
Decimos no a las devoluciones de migrantes realizadas sin las garantías establecidas en los procedimientos relativos a la identificación de cada persona, sin verificar sus circunstancias personales o sin prestar información en un idioma que sea entendido por las personas recién llegadas. Y no a que se perpetúen los mismos errores en los que incurren ahora unos responsables políticos que denunciaban esas prácticas cuando estaban en la oposición y que prometían erradicarlas.
Reclamamos coraje político para acabar con el limbo legal que afecta a un número creciente de menores inmigrantes no acompañados, al tiempo que denunciamos la resistencia a movilizar los recursos indispensables para financiar tanto la acogida e integración en nuestro país de los migrantes como para incidir en las causas del problema mediante una adecuada dotación de fondos para la Ayuda Oficial al Desarrollo.
Rechazamos la escandalosa política de brazos caídos por la que se abandona a su suerte en aguas internacionales a pesqueros españoles que, dando ejemplo de sentido humanitario, auxilian embarcaciones con migrantes a punto de zozobrar.
Y decimos rotundamente no a la sucesión de irresponsables declaraciones públicas en contra de las personas migrantes, que, con un peligroso acento discriminatorio, racista y xenófobo, pretenden obtener apoyo electoral a base de difundir falsos rumores y prejuicios que sólo buscan estigmatizar al otro e intoxicar la convivencia social y las relaciones en nuestros barrios.
Como alertaba en septiembre pasado el Papa Francisco en el congreso mundial sobre racismo y xenofobia organizado por la Santa Sede y el Consejo Mundial de las Iglesias (WCC), «vivimos tiempos en los que parecen reavivarse y difundirse sentimientos que muchos consideraban superados. Sentimientos de sospecha, de miedo, desprecio y hasta de odio frente a individuos o grupos considerados diferentes a causa de su origen étnico, nacional o religioso y, como tales, no considerados lo suficientemente dignos de participar plenamente en la sociedad».
«La gravedad de estos fenómenos –añadía el Papa— no puede dejarnos indiferentes. Todos estamos llamados, en nuestras respectivas funciones, a cultivar y promover el respeto de la dignidad inherente a toda persona humana, empezando por la familia, el lugar en el que se aprenden desde muy temprana edad los valores de compartir, de la hospitalidad, de la hermandad y solidaridad».
Como entidades de Iglesia que acompañamos a los migrantes compartiendo sus esperanzas y frustraciones, defendemos un modelo de convivencia basado en la convivencia intercultural, en la integración y en la acogida fraterna al que llega y se encuentra en situación de mayor vulnerabilidad. Somos Iglesia samaritana que auxilia al desvalido, sin preguntar por su origen, su credo o su condición.
En vísperas de la Navidad, cuando conmemoramos el nacimiento en Belén de un Niño cuyos padres fueron excluidos porque no tenían sitio en la posada y empujados luego al exilio, urgimos a nuestras comunidades y a todos los ciudadanos a examinar sus actitudes personales y comunitarias, y a renovar su capacidad de acogida y hospitalidad hacía las personas migrantes. El Amor, que todo lo puede, es la mejor respuesta a quienes sólo parecen dispuestos a enrarecer la convivencia en paz. Descargar
Leer más: https://www.juspax-es.org/news/corregir-el-rumbo-de-las-decisiones-politicas-y-de-los-discursos-publicos-sobre-migracion/

JUSTICIA Y PAZ: «Migrantes con Derechos» explica en el Congreso su oposición a las devoluciones sumarias de inmigrantes

Dos expertos de esta red comparecen hoy en la Comisión de Interior que debate la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana
 

La red de Iglesia «Migrantes con Derechos» comparecerá hoy en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, a propuesta del Partido Nacionalista Vasco, uno de los grupos parlamentarios que impulsa la modificación de la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana (Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo), donde se debate la Ponencia para acometer la citada reforma.
En la comparecencia, prevista para las 13 horas, la abogada María Segurado, de Cáritas Española, y el P. Josep Buades SJ, del Servicio Jesuita a Migrantes, expondrán las razones por las que «Migrantes con Derechos» ha rechazado reiteradamente las devoluciones sumarias que han buscado amparo en la citada ley.
Como se recordaba el pasado 22 de octubre en la nota difundida por la red con motivo de la devolución inmediata de al menos medio centenar de personas a Marruecos desde Melilla, «Migrantes con Derechos» insiste en la necesidad urgente de que se cumplan las garantías previstas en cualquier procedimiento de devolución: la identificación de cada persona, estableciendo los mecanismos necesarios para detectar la presencia de menores entre las personas recién llegadas; la verificación de sus circunstancias personales, como causas de vulnerabilidad, estado de salud, etc.; y la información en un idioma que sea entendido por las personas recién llegadas, tanto sobre la posibilidad y procedimiento para solicitar protección internacional, como sobre el eventual procedimiento de devolución y los recursos disponibles contra la misma.
«Migrantes con Derechos» defiende un modelo de gestión de fronteras que vaya más allá de un enfoque centrado exclusivamente en la seguridad y comprometido con el respeto a la vida, la integridad personal y los derechos humanos. Es urgente superar los fallos de nuestro ordenamiento jurídico que impiden una política de fronteras basada en los principios humanitarios con vías de acceso seguras a las personas que huyen de la miseria y la violencia en sus países de origen.
Reitera, asimismo, la petición de derogación de la Disposición Adicional Décima de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, que establece un régimen especial de rechazo en la frontera de Ceuta y Melilla.
Con ocasión de la comparecencia en el Congreso de los Diputados, recordamos la exhortación del Papa Francisco ante el Parlamento Europeo: “Europa será capaz de hacer frente a las problemáticas asociadas a la inmigración si es capaz de proponer con claridad su propia identidad cultural y poner en práctica legislaciones adecuadas que permitan tutelar los derechos de los ciudadanos europeos y de garantizar al mismo tiempo la acogida a los inmigrantes”.
 

Leer más: https://www.juspax-es.org/news/migrantes-con-derechos-explica-en-el-congreso-su-oposicion-a-las-devoluciones-sumarias-de-inmigrantes/

JUSTICIA Y PAZ: Red Migrantes con Derechos

La red Migrantes con Derechos alerta de que se estén produciendo devoluciones inmediatas a Marruecos tras el último salto a la valla de Melilla


Ante el último salto a la valla de Melilla de cientos de inmigrantes, con una persona muerta y un nuevo sueño truncado que debería haberse evitado, la red Migrantes con Derechos quiere, en primer lugar, expresar su dolor e impotencia por esta nueva pérdida de una vida humana en nuestras fronteras. Las vallas siguen siendo signo de violación de derechos, sinónimos de tragedia y frustración, los muros donde se estrella la incapacidad de nuestra sociedad para transformar el drama de las migraciones en una oportunidad para la acogida, el encuentro y la hospitalidad.
En segundo lugar y ante a las noticias que señalan la devolución inmediata en las últimas horas de al menos medio centenar estas personas a Marruecos, las entidades de la Iglesia que participamos en la red Migrantes con Derechos—y que está presente en la Diócesis de Málaga a través de la Delegación de Migraciones en Málaga y Melilla, del Servicio Jesuita a Migrantes, de las Hermanas Apostólicas-Santo Ángel y de Cáritas Málaga— insistimos en que se cumplan, también en este caso, las garantías de cualquier procedimiento de devolución:
– La identificación de cada persona, estableciendo los mecanismos necesarios para detectar la presencia de menores entre las personas recién llegadas.
– La verificación de sus circunstancias personales, como causas de vulnerabilidad, estado de salud, etc.
– La información, en un idioma que sea entendido por las personas recién llegadas, tanto sobre la posibilidad y procedimiento para solicitar protección internacional, como sobre el eventual procedimiento de devolución y los recursos disponibles contra la misma.
 
Volvemos a recordar que estas garantías básicas requieren tiempo y recursos, pues exigen proporcionar intérpretes, asistencia letrada (con tiempo suficiente para atender y entender la situación de cada una de las personas) y vías efectivas de recurso contra la decisión de devolverlas.
Alertamos, además, de que la devolución de estas personas a Marruecos con la premura que parece confirmarse violaría el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, tal y como se ha señalado por parte del Comisario de Derechos Humanos al Comité de Prevención de la Tortura.
La rapidez no es siempre síntoma de eficacia cuando lo que está en juego son las vidas y el futuro de personas que traen consigo, en la mayoría de los casos, la traumática experiencia de un largo tránsito migratorio. Las garantías jurídicas son también una exigencia de una sociedad democrática e inclusiva a las que no podemos renunciar y que urge fortalecer especialmente en un momento donde se escuchan voces que pretender situar a los seres humanos más vulnerables fuera de la legalidad.

Leer más: https://www.juspax-es.org/news/garantias-juridicas-que-no-sean-papel-mojado/