Nota de Prensa de la XXI Asamblea General Ordinaria del Foro de Laicos

Foro

“Quien cree, nunca está solo” ha sido el lema elegido por el Foro de Laicos de España para su XXI Asamblea General Ordinaria, celebrada los días 23 y 24 de noviembre de 2013 en la casa de Santa María de los Negrales, de la Institución Teresiana.
Los presidentes o personas representantes en el Foro de Laicos de los movimientos eclesiales y las asociaciones de fieles laicos realizaron el trabajo bajo la dirección de la presidenta del Foro, Doña Camino Cañón y de la Comisión Permanente del mismo. Además, acompañaron las reuniones el Consiliario del Foro y director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar Mons. Antonio Cartagena y el obispo responsable en la CEAS del Foro de Laicos y Obispo de Palencia, D. Esteban Escudero Torres.

P1010908
Con el deseo de vivir una experiencia de comunión y encuentro entre las distintas sensibilidades, la línea de trabajo del fin de semana se desarrolló en torno a la encíclica papal Lumen Fidei. Se trabajó especialmente el capítulo cuarto y el último, titulado “Dios prepara una ciudad para ellos”, en el que se nos invita a poner la luz de la fe al servicio de la justicia, del derecho y de la paz. Como dijo Dª Camino Cañón en sus palabras de bienvenida: “Una invitación que, en nuestro caso, es una oportunidad para dar pasos en la experiencia de comunión que venimos construyendo en nuestro modo de compartir, de acoger y de comprender más a fondo la manera como los carismas laicales encarnados en nuestros movimientos y asociaciones son a la vez anuncio de la buena noticia para el mundo. El Espíritu sabrá conducir nuestro deseo de ahondar en la comunión hacia frutos de novedad en la evangelización en la que todos estamos empeñados.”
Con las aportaciones de cada asociación y movimiento, trabajadas en la Jornada de Reflexión del sábado 23 y que podrán encontrar en nuestra página web www.forodelaicos.com, cada movimiento y asociación expresó como vivían y planteaban las enseñanzas de la encíclica. Por la tarde también hubo momentos para compartir, en grupos, las diversas sensibilidades que tenemos para plasmar celebrativamente las dimensiones de la fe común. El capítulo III de la Lumen Fidei constituyó el hilo conductor para esta parte del día. Se preparó también en los grupos la eucaristía de la tarde, presidida por D. Esteban Escudero, que recordó en su homilía la importancia de “Vivir la Fe como encuentro amoroso, como conocimiento y como servicio y compromiso social, de tal manera que cada uno de nosotros ayude a configurar y hacer presente el reino de Dios en nuestra historia”.

P1010910
En la mañana del día 24 se realizó al Asamblea Ordinaria, donde se presentaron los informes de gestión y de economía. Se presentaron dos proyectos importantes: el primero, la colaboración, con una aportación que se elaborará conjuntamente, con el Foro de Laicos Europeo, que celebrará del 26 al 29 de Roma su asamblea bianual que versará sobre el papel de la fe cristiana para generar un futuro de esperanza para los jóvenes. La otra cuestión se centró en cómo el Foro de Laicos puede facilitar la canalización de aportaciones de las asociaciones y movimientos que lo integran, en orden a la elaboración del documento de diálogo del Sínodo sobre la Familia, recientemente convocado.
Concluimos con un cariñoso saludo de Dª Camino Cañón y la celebración de la Eucaristía con D. Antonio Cartagena.

DSC04137

Reacciones a Lumen Fidei

“Lumen Fidei”, la carta encíclica que acaba de publicar el Santo Padre Francisco está suscitando una serie de valoraciones en estos días.

Aquí recogemos las que han publicado desde sus páginas web distintos movimientos y asociaciones miembros del Foro de Laicos:

COMUNIÓN Y LIBERACIÓN: Carta de Julián Carrión. 

MANOS UNIDAS

 

Carta Encíclica Lumen Fidei del Papa Francisco.

Firmada el 29 de junio y completando el ciclo de las virtudes teologales (iniciado con Benedicto XVI con Spe Salvi y Caritas en Veritate), se ha publicado “Lumen Fidei“, la primera encíclica del papa Francisco, acerca de la fe. “Fe, esperanza y caridad, en admirable urdimbre, constituyen el dinamismo de la existencia cristiana hacia la comunión plena con Dios” dice en la primera parte del texto.

Comienza presentando un breve recorrido por la concepción de la luz de la fe, en el que destaca:  “El hombre ha renunciado a la búsqueda de una luz grande, de una verdad grande, y se ha contentado con pequeñas luces que alumbran el instante fugaz, pero que son incapaces de abrir el camino. Cuando falta la luz, todo se vuelve confuso, es imposible distinguir el bien del mal, la senda que lleva a la meta de aquella otra que nos hace dar vueltas y vueltas, sin una dirección fija.Por tanto, es urgente recuperar el carácter luminoso propio de la fe, pues cuando su llama se apaga, todas las otras luces acaban languideciendo”

Continua aclarando que la fe, esta luz,  “nace del encuentro con el Dios vivo, que nos llama y nos revela su amor, un amor que nos precede y en el que nos podemos apoyar para estar seguros y construir la vida“.

El texto se escribe en el contexto de los 50 años del Concilio Vaticano II y en pleno Año de la Fe, circunstancias ambas que nos invitan a poner de nuevo en el centro de nuestra vida eclesial y personal el primado de Dios en Cristo. Porque, como dice el Santo Padre: “ la Iglesia nunca presupone la fe como algo descontado, sino que sabe que este don de Dios tiene que ser alimentado y robustecido para que siga guiando su camino“.

El primer capitulo, el de mayo recorrido histórico, se dedica a presentar la fe de Jesucristo porque como señala: “La fe nos abre el camino y acompaña nuestros pasos a lo largo de la historia. Por eso, si queremos entender lo que es la fe, tenemos que narrar su recorrido, el camino de los hombres creyentes“. Destaca al final de este primer capítulo las enseñanzas sobre la forma eclesial de la fe: que la fe ha de vivirse y confesarse dentro del cuerpo de Cristo, como comunión real de los creyentes. “La fe no es algo privado, una concepción individualista, una opinión subjetiva, sino que nace de la escucha y está destinada a pronunciarse y a convertirse en anuncio.”

En el segundo capítulo trata las relaciones entre la fe y otras realidades como la verdad, el amor y la razón. También destaca la iniciación a la fe de los no creyentes: “La fe concierne también a la vida de los hombres que, aunque no crean, desean creer y no dejan de buscar. En la medida en que se abren al amor con corazón sincero y se ponen en marcha con aquella luz que consiguen alcanzar, viven ya, sin saberlo, en la senda hacia la fe

La evangelización es el tema del tercer capítulo porque ” quien se ha abierto al amor de Dios, ha escuchado su voz y ha recibido su luz, no puede retener este don para sí. La fe, puesto que es escucha y visión, se transmite también como palabra y luz.

La fe no sólo se presenta como un camino, sino también como una edificación, como la preparación de un lugar en el que el hombre pueda convivir con los demás” La encíclica se cierra con un capítulo referido al bien común y con la fe como elemento imprescindible para la construcción de la ciudad fiable. Acaba con una oración a María.

Pueden encontrar el texto completo, también para su descarga en pdf a través de esta dirección: http://www.vatican.va/holy_father/francesco/encyclicals/documents/papa-francesco_20130629_enciclica-lumen-fidei_sp.html