¡Apúntate a la revolución de la ternura!

Hablar de la Escuela de Pastoral con Jóvenes es hablar de una experiencia de cómo hacer una pastoral con jóvenes, de jóvenes y para jóvenes. Sé que no suena sencillo, pero os aseguro que es estimulante.

Somos varios los movimientos de Iglesia que estamos comprometidos en esta labor de la EPJ: Adsis, Acción católica, Delegaciones de Pastoral de Juventud de León, Toledo y Zaragoza, Escuelas Pías, Institución Teresiana, La Salle, Marianistas y Salesianos. Todos nosotros, aunando esfuerzos y compartiendo experiencias y puntos de vista complementarios, buscamos profundizar en nuestra formación para ejercer esta pastoral, y por este motivo los jóvenes tenemos especial protagonismo y voz en el fin de semana de formación, a través de las distintas actividades, ponencias, talleres o ratos libres.

El intercambio es muy rico y se ve que todos tenemos un mismo fin, que es hablar a los jóvenes con los que trabajamos de algo muy grande: nuestra Fe en Dios. Hemos de adaptar el lenguaje, el modo de comunicación, la forma de decir las cosas… Pero ellos se merecen esto y más.

Este año, bajo el lema de “Dios se/nos con-mueve” queremos cargar de significado la compasión de Dios, entenderla, sentirla y hacerla nuestra y, una vez más, hacerla llegar más allá, ponerla en práctica.

Nuestra labor no es de un solo día, pero llevamos ya tiempo en camino y vale la pena el esfuerzo. Todos tenemos algo que recibir y también mucho que aportar, siempre desde nuestros grupos de referencia y nuestro carisma, y sabiendo Quién nos convoca y reúne.

Por ello, sabiendo qué nos mueve y nos con-mueve, nos ponemos en camino para reunirnos los días 27 y 28 de septiembre, en los salesianos de Atocha (Madrid) y trabajar en esa Pastoral de Jóvenes que tanto bien hace.

Si quieres asistir a la Escuela o saber más de esta iniciativa, visita nuestra web, http://escueladepastoral.org/

Allí nos vemos.

Héctor Gregorio. Movimiento Juvenil Institución Teresiana

Marcar como favorito enlace permanente.

Comentarios cerrados.